amatoria, amor, Artículo, compartibilidad, cultura, deseo, diversidad, educación sexual, erótica, esencia, excitación, pareja, placer, seducción, sexología

JUEGOS Y JUGUETES ERÓTICOS

La industria del entretenimiento erótico en forma de juegos, juguetes y otras maneras de sumar diversión y estimulación a los encuentros eróticos, no deja de innovar. Por supuesto cada vez más, va de la mano de los avances tecnológicos.

Es por ello por lo que voy a hacer un breve repaso de lo que se puede encontrar en su amplio repertorio, cómo ha ido evolucionando con el tiempo y qué ha podido conllevar la creación de algunos de los productos de esta industria.

Juguetes (objetos) como: dildos o consoladores, esposas, bolas, huevos vibratorios, arnés, antifaz, aros o anillas para el pene, látigos, plumas, etc.

El dildo o también conocido como consolador podría decirse que es el gran clásico. Aquello que viene a la cabeza cuando se habla de juguetes eróticos o sexuales. Y es precisamente aquí donde encontramos la mayor evolución.

Este tipo de juguete erótico, sobre todo los dirigidos al público femenino, suele tener forma fálica o reproduce de alguna manera formas masculinas. Ideados para la penetración ya que generalmente se ha considerado que esta es la manera por excelencia de goce para la mujer. Idea que afortunadamente se va desterrando como veremos a continuación.

Ciertamente algunos de ellos también tienen una parte de estimulación externa que va dirigido al Clítoris, pero su función principal no deja de ser la de la penetración siguiendo el esquema pene-vagina del Coitocentrismo que siempre ha imperado.

Ahora bien, la industria del entretenimiento erótico, conocedora del movimiento feminista que reclama como suyo el placer sexual y el conocimiento de sus propios cuerpos, comienza a interesarse por la anatomía y fisiología de la mujer para crear “aliados” que tengan en cuenta su erótica y placer. Es por ello por lo que hace no mucho ha llegado un nuevo producto, el “succionador de Clítoris” que ni imita las formas masculinas, ni su uso va destinado a la penetración. Como su propio nombre indica, está diseñado para conseguir placer a través de la estimulación del clítoris.

En las redes sociales se referencia como un fenómeno social, incluso una revolución precisamente porque rompe con el Coitocentrismo y ese binomio pene-vagina que viene heredado de una cultura patriarcal y reproductiva, en la que el placer de la mujer no es prioritario.

Por otro lado, ha tenido en cuenta las características de la sociedad actual y cómo esta se mueve. La sociedad del consumo instantáneo que vive a un ritmo acelerado en la que todo se quiere para ya. Pues bien, parece que promete un descanso breve y placentero con orgasmos rápidos, algo así como “un minuto de placer y lista para la batalla de nuevo”. Y es que la mujer del s.XXI, según nos venden, ha de ser una mujer optimizada.

Por último, hay que comentar que en lo que avances tecnológicos se refiere, también existen vibradores que se pueden manejar desde el móvil, dando la posibilidad de ponerlos en marcha desde otras localizaciones y cuando apetezca. Hasta los hay que se pueden programar para que después del orgasmo haga un pedido como una pizza. Curiosos cuanto menos.

Juegos de mesa o dados

Suelen basarse en preguntas, pruebas, retos, recompensas, y cuando alguien gana suele ganar -valga la redundancia- una serie de derechos.

Talonarios

Premian con algún encuentro o sesión al portador. Invitan a personalizar los encuentros, incluso a tematizarlos con por ejemplo disfraces y por tanto a idear encuentros especiales. Muy imaginativo, y como es creación de los propios sujetos, la diversión suele estar asegurada.

Lencería, también hay comestible.

Se puede mencionar aquí cualquier vestimenta, disfraz o lo que sea que se use como artículo de deseo y sugerente que aporte y sea relevante en el encuentro. También se incluyen los zapatos, por supuesto (¡ay ese clásico de los zapatos rojos de tacón!)

Geles o aceites corporales o íntimos: frío, calor, sabores, sensaciones, aromas, etc.

Muchos de ellos se pueden usar como aceite de masaje. Una forma de jugar y conocer los mapas de placer de los amantes.

Todos ellos son combinables. Imaginación al poder y ganas de disfrutar.

La adquisición de todos estos artículos es bastante fácil hoy en día. Existen desde tiendas físicas, que siempre recomiendo porque sólo la búsqueda resulta sugerente y divertido tanto para hacerlo en pareja, para que una de las partes se imagine el encuentro o las expectativas con respecto a él, como también para el divertimento individual. Pero si da apuro y no hace sentir cómodo o incluso si se busca algo concreto, también se puede optar por las tiendas on-line donde hay una gran variedad.

Que cada cual decida donde comienza ese encuentro y cuando…

Antes de terminar me gusta apuntar que a veces, a parte de la función lúdica placentera, algunos de estos artículos se pueden usa terapéuticamente. Las bolas, por ejemplo, se usan para fortalecer el suelo pélvico. O algunos aceites como el de mosqueta, que se usan para masajear la zona intima mejorando para la elasticidad, suavidad y cicatrización, muy recomendado en embarazo y postparto.

 

MSonia Ruiz.

 

 

Comentar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s